Cirugía oncológica

La cirugía oncológica está basada en principios empíricos y científicos de la operación de tumores cancerosos. Esto incluye:

  • La técnica de aislamiento sin tocar (no touch isolation technic), que consiste en la extirpación quirúrgica de los tumores con poca manipulación del tumor, para prevenir el desarrollo de metástasis remotas intraquirúrgicas.
  • La técnica de disección linfática, que consiste en la extirpación del sistema linfático de drenaje y de los nódulos linfáticos metastáticos.
  • La recuperación del tumor sin contaminación, es decir, sin provocar la metástasis del tumor que se va a extirpar a otros órganos o tejidos.
  • El tratamiento adicional del lecho tumoral para evitar recidivas locales, se usa con quimioterapia o radiación. Para ello se usa Quimioterapia Regional adaptada a la situación en forma de infusión arterial o perfusión aislada de un órgano o segmento del cuerpo.
  • Operación con bajo riesgo de complicaciones. Esto tiene un impacto directo en la calidad de vida, en particular, si la duración del tiempo de la cirugía se reduce al mínimo. Mientras sea posible, aun en operaciones mayores, se evita la pérdida de sangre y las complicaciones posquirúrgicas no ocurren u ocurren raramente.
  • La reconstrucción después de extracciones extensas de tumores, al igual que la prevención de cirugías mutilantes, si es posible, son también factores importantes para el mantenimiento de la calidad de vida.
  • La estadía del tumor. Esto es de central importancia sobre todo en tumores en un estado avanzado. La terapia se utiliza razonablemente adaptándose a las estadías del tumor, al tiempo correcto y dependiendo de la tolerancia (resistencia) del paciente.